¿Te dudas encima de cómo tienes que relacionarte con tu perro? He tratado con perros de manera errónea (por desconocimiento) y de manera acertada, y he podido contrastar las grandes diferencias que provoca en su comportamiento y en la convivencia con ellos.

Nuestros amigos de cuatro patas no son personas, ni peluches, ni juguetes, no los trates como tal. Son de la familia, sí, pero por muy adaptados que estén a la convivencia con nosotros siguen teniendo sus instintos, sus maneras de hacer, sus maneras de expresarse y su manera de interpretarnos.

Los perros son jerárquicos, te guste o no, debes tenerlo siempre presente. Así que, toma el papel de referencia en vuestra relación o lo hará él. Si consigues que tu perro te siga, además de ser tu amigo, tendrás una relación con él que será magia. Sino convences a tu mascota de tu capacidad de liderazgo, él tomará las riendas, y tienen unas tradiciones muy locas. Prepárate.

No permitas que tus malos hábitos al relacionarte con él le acaben desencadenando problemas de ansiedad por separación, agresividad, dominancia, liderazgo, territorialidad o poca socialización. La convivencia se vuelve muy incómoda para ti y para toda la familia.

Y no creas a los que afirman que un perro de edad avanzada ya no puede aprender. Cualquier edad es buena para corregir una mala conducta que os relaje tanto a ti como a él y mejore vuestra convivencia.

¿Te puedo ayudar?

Escríbeme mediante el formulario que encontrarás a continuación si quieres, o estás intentando, corregir alguna conducta de tu amigo de cuatro patas y no acabas de conseguir los resultados esperados. En la mayor brevedad posible te responderé dándote mi punto de vista de vuestra situación. Para que puedas seguir trabajando con tu perro la modificación de su conducta con ideas nuevas.