¿Tu perro tiene conductas molestas en la convivencia? Después de veros en vuestro ambiente cotidiano, te explico qué actitud debes tener con tu amigo y qué rutinas y ejercicios diarios os pueden beneficiar en vuestra relación.

Las conductas molestas de tu perro, en mayor medida, las has propiciado o acentuado tú, con tu actitud y la manera de tratarlo. Si cambias la manera de relacionarte con tu mascota, tu mascota se comportará diferente contigo y con los demás. Tú tienes que dar el primer paso.

Indicadores

Que ladre por cualquier motivo, por cualquier ruido ajeno al hogar que pueda escuchar, o al acercarse o alejarse cualquiera de los integrantes de la familia, o incluso un desconocido; o bien, que ladre mucho cuando juegas con él, desde mi experiencia, te diría que es un indicativo de que algo no está funcionando del todo bien en vuestra relación. Tu perro está asumiendo más responsabilidad de la que debería porque percibe que no lo estás haciendo tú. No son tanto de ladrar como nos pensamos

El ruido de petardos o de tormentas con rayos y truenos no deberían preocupar a tu amigo. Ni tampoco debería hacerlo la presencia de cualquier persona u otro animal de compañía. Es fácil que haya llegado a este punto al recompensarle sus inseguridades con caricias y cariño a modo de consuelo. Sus miedos también se pueden trabajar para minimizarlos o eliminarlos.

Entrar en un vehículo o caminar por ciertas superficies tampoco debería ser un obstáculo para tu amigo de cuatro patas. Haz que tu perro recupere la confianza en si mismo ayudándole a deshacerse de sus inseguridades.

Educación civil

Integra a tu amigo en vuestro entorno. Enséñale qué se le permite hacer y qué no se le permite. Trabaja para que siempre responda a tu llamada. Consigue que tu perro te consulte con la mirada antes de tomar decisiones propias (nivel ninja). ¡Gánate su respeto y confianza!

Si le demostráis a vuestro entorno, tú y tu amigo de cuatro patas, que su presencia no va a molestar a ninguno de los presentes y que sois unos seres vivos civilizados, nadie te pondrá mala cara si tu amigo te acompaña, seréis aceptados en cualquier sitio y caeréis simpáticos y os dirán cosas.

¿Necesitas ayuda?

Puedo ayudarte a corregir la ansiedad por separación, agresividad, dominancia, liderazgo, territorialidad o la poca sociabilidad de tu perro. Pero quien va a convivir con él eres tú, así que el éxito de la modificación de una de estas conductas depende en buena medida de ti.

Y no creas a los que afirman que un perro de edad avanzada ya no puede aprender. Cualquier edad es buena para corregir una mala conducta que os relaje tanto a ti como a él y mejore vuestra convivencia.

¿Cómo lo haremos?

En la primera sesión, de aproximadamente una hora y media o dos horas, os observaré en vuestro ambiente cotidiano. La manera que tienes de darle de comer, cómo salís a estirar las patas, vuestros momentos de juego, qué rutinas tenéis durante el día, … y veré in situ los comportamientos molestos de tu perro que tanto te preocupan.

Podemos aprovechar también esta primera visita para comentar las rutinas y ejercicios que podéis empezar a poner en práctica y las actitudes hacia él que debes corregir.

Pasada una semana, o quince días, os haré una visita para que me cuentes si has visto evolución en su comportamiento, aunque sea mínima, y comprobar cómo estás realizando los ejercicios. Y en el caso de que sea necesario, proponerte nuevos ejercicios y rutinas que refuercen tu posición frente a él.

Deberás ser constante. No esperes cambios en el comportamiento de tu perro de un día para el otro, dependerá de lo arraigada que tenga la conducta, de su personalidad y de tu dedicación.

¿Te puedo ayudar? Contacta conmigo


Primera Sesión

8€
por hora
  • Análisis de vuestra convivencia
  • Rutinas y ejercicios recomendados

Recordatorios

15€
por hora
  • Revisión de su conducta y tu actitud
  • Rutinas y ejercicios de refuerzo