Los PPP no son villanos, ni agresivos. Tampoco participan en peleas callejeras por voluntad propia, ni mastican Chiwawas para quitarse el mal sabor de boca. Son sus potentes capacidades físicas que, descontroladas, los hacen considerarse peligrosos; no las malas intenciones que se les presuponen de serie.

Un humano mermadito con una escopeta cargada también es potencialmente peligroso. Igual de potencialmente peligroso que ponerte delante de un coche sin frenos. Ni que decir de practicar ala delta sin ala delta. Potencialmente peligroso también.

Los números recopilados por la AVMA nos dicen que las razas de PPP no son consideradas peligrosas por el número de ataques a humanos, ni por su mal humor, ni por ser unos haters de mucho cuidado, sino por sus capacidades fisiológicas de hacer daño.

Si decides acoger o adoptar a un PPP solo hace falta que seas responsable, que no es poco. Ser consciente de la especie animal con la que tratas y tratarlo de manera acorde; de las necesidades diarias de tu amigo de cuatro patas; de la importancia de que vea en ti a un referente jerárquico y no acabe él decidiendo por su cuenta a dónde va y a quién saluda sin tu consentimiento. Igual que deberías tratar a cualquier otro perro de cualquier otra raza, sea grande o pequeña, fuerte o débil físicamente. Es lo que tiene la educación, que es universal.

También es recomendable que tú, físicamente, tengas unos mínimos. No hace falta que seas Bud Spencer o Terence Hill, pero un poco de nervio se te debe presuponer, ya que vas a tener que manipularlo, sobretodo en el período de aprendizaje de tu amigo. Y los perretes, si notan debilidad o inseguridad, ven el hueco para luchar por el patriarcado. Y es cuando vienen los problemas.

Un gran poder implica una gran responsabilidad.

–Tío Ben–

Así que, si apuestas por un perro potencialmente peligroso, asegúrate de disponer de la dedicación necesaria para él, tener unas facultades físicas mínimas y ser consciente de la especia animal con la que tratas, a la cual tienes que liderar.

Razas de PPP en España

Las ocho razas reflejadas en el BOE 074 de 27/03/2002 y su modificación Real Decreto 1570/2007 de 30 de Noviembre, son:

  • Pit Bull Terrier
  • Staffordshire Bull Terrier
  • American Staffodshire Terrier
  • Rottweiler
  • Dogo Argentino
  • Fila Brasileiro
  • Tosa Inu
  • Akita Inu

Cualquier Mestizo descendiente de alguna de estas razas también es considerado PPP. Además, algunas Comunidades Autónomas añaden razas a la lista.

Andalucía

  • Bóxer
  • Bull Terrier
  • Mastín Napolitano
  • Presa Canario

Baleares

  • Bullmastiff
  • Doberman
  • Dogo de Burdeos
  • Mastín Napolitano
  • Presa Canario

Cataluña

  • Bullmastiff
  • Doberman
  • Dogo de Burdeos
  • Mastín Napolitano
  • Presa Canario

Galicia

  • Bullmastiff
  • Doberman
  • Dogo de Burdeos
  • Dogo del Tibet
  • Mastín Napolitano
  • Presa Canario
  • Presa Mallorquín

Valencia

  • Bull Terrier
  • Bullmastiff
  • Doberman
  • Dogo de Burdeos
  • Mastín Napolitano
  • Presa Canario
  • Presa Mallorquín

Requisitos legales para ser propietario

Ser mayor de edad y estar en posesión de un DNI o tarjeta de residencia en vigor. No tener antecedentes penales. Poseer un certificado psicotécnico de aptitud. Tener la licencia correspondiente y renovarla cada 3 años. Contratar un seguro de responsabilidad civil. Poner el bozal a tu amigo siempre que se encuentre en espacios públicos. Y usar una correa no extensible y que no supere los 2 metros de distancia.