Gran complicidad, lamentable finalidad

Lo que para el perro es solo un juego por el cual va a percibir una recompensa a modo se sabroso bocadito de pollo, o un placentero momento de caricias y atenciones, para nosotros es un ejercicio de defensa personal con la intención de inmiscuir a nuestro amigo en situaciones peligrosas. Si todo se quedara en un juego también […]